Gilda Rosalia Acosta Duarte

La Sra Gilda Rosalia Acosta Duarte, declaró haber matado a su pareja el sr. Richard Alejandro Sánchez Escobar luego que su hijo le comentara que su padrastro habría abusado sexualmente de el.

Este hecho debe ser corroborado por las pruebas objetivas recolectadas en la escena del crimen y que establezcan de forma técnico científica la mecánica del hecho y su participación en el mismo.

Al mismo tiempo, el estudio científico del homicidio, permitirá determinar si en el hecho, participó una tercera persona ya sea en el momento preciso de la consumación criminal o en su etapa posterior de ocultamiento del cuerpo.

según datos obrantes en fuentes de información pública, se constató en la operación de autopsia que la causa de muerte es asfixia mecánica por estrangulamiento a lazo, se comprobó que se utilizó un cable que presnetaba cinco vueltas al cuello de la víctima. En dicha necropsia se confirmaron lesiones contusas provocadas por un disco de pesa utilizado en la vivienda para hacer ejercicios. estos golpes colocaron a la víctima en un estado de indefensión tal que le permitió a la autora la consumación del hecho mediante el mecanismo de estrangulamiento a lazo para dar muerte a su pareja.

Esta situación que se sucede, según los datos vertidos por la imputada, no encuadran dentro del marco de la emosión violenta, ya que luego del hecho realizó maniobras tendientes al ocultamiento del cuerpo mediante la colocación del óbito en un placard para luego ser cubierto por una capa de cemento.

Que se entiende por Emoción Violenta: hay que aclarar que la misma está integrada por dos componentes uno psicológico y el otro jurídico.

El Componente Jurídico corresponde al Juez determinarlo, y está dado por las circunstancias que lo hicieren excusable y serán consideradas como atenuantes, debiendo en todo momento responder a un motivo ético o justo dolor moral.

En cambio, el aspecto psicológico se trata de una reacción vivencial anormal o neurótica de muy alta intensidad, donde el sujeto golpeado violentamente por un suceso grave sufre una obnubilación de su conciencia y responde con una agresión de máxima intensidad. Se produce en este caso una ruptura de todos los frenos inhibitorios y barreras psíquicas.

El sujeto sabe que su accionar es un delito, pero no puede interrumpir su acción.

Reacciona con lo primero que tiene al alcance, si en supuestos en los cuales el individuo, realiza acciones anteriores o previas a su agresión, o sea que no son inmediatas o automáticas, NO actúa en ese caso bajo el estado de emoción violenta, sino que DIRIGE su accionar en respuesta a esa agresión sufrida, busca los medios para responderla, por lo tanto el componente de automaticidad de respuesta no se encuentra presente en este caso.

En estos estados mentales alterados o perturbados (Trastorno Mental Transitorio), la persona luego que desaparece esa vivencia anormal grave retorna al estado que se encontraba antes de sufrir esa agresión, presenta una memoria del núcleo del hecho, aunque son frecuentes algunas lagunas temporales.

El sujeto se encuentra ubicado en tiempo y espacio y como dato fundamental no altera la Escena del Crimen. La respuesta es muy violenta, desproporcionada en su cuantía, pero está dirigida únicamente a su agresor.

Los componentes de la inimputabilidad establecida en el Art. 34 del CP son:

1. Elemento Temporal: ...”en el momento del hecho....”
2. Componente Psiquiátrico: “insuficiencia, alteración morbosa, estados de inconciencia”.
3. Componente Psicológico: “comprender” “dirigir”.

Si bien existen tres tipos de emoción violenta la primera de ellas sucede en forma automática como respuesta a la agresión, la segunda la Diferida, en la cual se produce un intervalo prolongado entre la injuria y la respuesta agresiva, en este caso el sujeto se encuentra en un estado de obnubilación. La tercera es la Tardía, esto sucede cuando la persona es víctima de reiteradas agresiones, abusos a lo largo del tiempo, pero la respuesta ocurre inmediatamente después del último agravio.

Todas éstas son Emociones Violentas activas, existe a su vez la Pasiva que coloca a la víctima en un estado de paralización. Bajo cualquiera de estas calificaciones la persona es TOTALMENTE IMPUTABLE.